Manada ¡Este jueves un relato!

OptimaOficina

MANADA

El sonido del reloj le hizo levantar los ojos. Las doce de la mañana. Miró a sus compañeros. Las mesas de trabajo, perfectamente alineadas y jerarquizadas. Al fondo, dominándolo todo, el Director del Departamento. Delante, tres mesas para otros tantos oficiales administrativos, y delante de estas, a su altura, ocho mesas servían de lugar de trabajo para ocho auxiliares entre los que se encontraba. Aparte del tamaño de las mesas y la posición jerarquizada de las mismas, nada les diferenciaba en el aspecto personal. Ellos con traje gris, camisa blanca, corbata a juego, pelo corto, zapatos brillantes. Ellas, traje de chaqueta, camisa de seda, zapatos de tacón medio, discreto maquillaje y perfectamente peinadas.

En todas las mesas, expedientes bien ordenados, las mismas pantallas de ordenador, ubicadas en el mismo extremo de las mesas. La luz, blanca y uniforme.

Cada uno de ellos conocía a la perfección el trabajo a desarrollar. Era el mismo de ayer, el mismo de hace una semana, un mes, el mismo del año anterior,… el mismo de siempre. Así desde el día que se sentó por vez primera en su mesa de auxiliar, hacía ya quince años.

Reinaba la calma, habitual y monótona. Sin embargo, una extraña sensación de ahogo comenzaba a apoderarse de él. Primero fue un ligero estremecimiento. Después un sudor frio, empapó todo su cuerpo mientras poco a poco, el sentimiento de ahogo fue a más y comenzó a faltarle la respiración hasta que estalló su personal tormenta.

De un manotazo, arrojó al suelo la pantalla y el teclado de su ordenador. Los expedientes que un momento antes se amontonaban en perfecto orden en un extremo de su mesa, volaron por los aires y un tremendo grito liberador, puso fin a ese sentimiento de ahogo que le impedía respirar.

Le dijo al director, saltándose el orden jerárquico, que se iba, y se fue. No quiso oir la oferta de vacaciones, tampoco quiso que lo despidieran, lo que le hubiera permitido cobrar el subsidio de desempleo. Sólo atendió a la imperiosa llamada de su corazón y se marchó.

Sus compañeros lo vieron semanas más tarde en una feria de artesanía. Vendía collares elaborados por él. Su atuendo en nada se parecía al “uniforme” de trabajo que ellos conocían tan bien. El traje había sido sustituido por unos pantalones amplios de rayas moradas y rojas, la camisa, por una camiseta de color indescriptible, la corbata había sido sustituida por un collar, los zapatos por unas chanclas de cuero y al pelo le habían crecido unas hermosas rastas. Lo que más llamó su atención, sin embargo, es que su cara, que antes era la viva estampa del aburrimiento y el tedio, lucía ahora jovial y reflejaba en todo su esplendor la felicidad que adorna la cara de los hombres libres.

Pepe.

Más relatos en el blog de Gus

Anuncios
Esta entrada fue publicada en RELATOS. Guarda el enlace permanente.

16 respuestas a Manada ¡Este jueves un relato!

  1. ISABEL dijo:

    "patear el tablero", es algo que nos merecemos todos, alguna vez en la vida….ese tablero que nos hace parte de una cuadrícula sofocante, rutinaria.Cuanta gente esta sometida a rigurosas normas de vida y conducta…esas que controlan el aliento…que oprimen la sensación maravillosa de respirar profundo.Con esta entreada Pepe, nos has oxigenado el pensamiento!Mi abracito de ternura a tu amistad…Isabel

  2. Gabriela dijo:

    Más que comprensible esa actitud de rebeldía, de poner un stop a la monotonía cotidiana. Siempre me dieron sensación de asfixia los seres acartonados en sus uniformes (claro, a veces no hay más remedio) y seguro que dentro, siempre palpita esa ansiedad de traspasar normas y formalismos para ser más uno mismo y no una especie de ser pre-diseñado.Besitos al vuelo Pepe!Gaby*

  3. juan carlos dijo:

    Rebeldía. Cuantas veces necesitamos escapar, más que de la manada, del rebaño o casi cardumen en que nos movemos día tras día.Es que no es solo escapar de la oficina, es escapar de los motivos que nos obligan a ir cada día a la oficina: nuevos electrodomésticos, muebles, vacaciones limitadas, etc.Muy buena entrada, Pepe, para mantener viva la llama de la rebeldía, que aunque no expresemo como tu personaje, nos permita mentenernos vivos sin adocenarnos.

  4. CARLOS dijo:

    Ya nos gustaria a más de uno poder hacer lo que hizo este individuo, debemos trabajar para vivir y no vivir para trabajar.Como siempre dos, uno para cada.Carlos.

  5. Amàlia dijo:

    En un despacho que trabajé varios años lo modernizaron tanto (era una multinacional americana con sus ideas) que hicieron las oficinas muy iguales a las de la foto. La única ventana que daba al exterior la quise para mí sin dar opción a réplica (cuestión e antigüedad en la empresa) pero para que no tuvieramos contacto entre nosotros (la excusa era para poder trabajar más tranquilamente) nos pusieron unas mamparas delante y a los lados, de tal manera que no nos veíamos entre nosotros. uff!!! que sensación de agobio daba aquello. Tendrías que ver en que convertí mis mamparas, llenas de fotos, cuadros con paisajes, notas de mis hijos y como no!! una planta trepadora y como yo tenía mucha luz aquello crecía y crecía. Al menos intenté darle un poco de vida a ese palmo y medio de terreno lleno de papeles y solitario. A los chicos los hacían ir con corbata y a las chicas totalmente prohibidos los pantalones…. como si eso te hiciese más competente!!Ahora sigo trabajando en un despacho, pero voy con vaqueros y sin mamparas por medio.un beso !!!

  6. Añañita dijo:

    Ahora comprendo la cara de tristeza que tiene algunos funcionarios..las oficinas son frias..sus trabajos siempre son lo mismouy seguro que yo no aguanto eso..prefiero ser bombera o taxistaMuy buen relato Pepe!!Un beso!

  7. Gloria. dijo:

    Ay Pepe , crei que habias visto las oficinas de empleo que hay cerca de mi casa ¡¡¡ jajaja Tan solo te ha faltado un dato; el numero que cuelga sobre cada mesa .A medida que leia , mentalmente , iba poniendo una plantita sobre la mesa, una foto, una cajita-regalo del dia de la madre …que se yo, un detalle que rompiese la monotonia que pintabas . Y , mira tú por donde , el personaje toma vida y "se tira por la ventana" … jajajajja me ha encantado la reacción y sus pantalones de rayas ¡¡¡( espera…. creo que en el fondo de mi ármario, tengo unos con rayas naranjas ¡)Así me gusta la vida …. así y no de otra forma. No hay más que una.Bravo, Pepe , busquemos un mercadillo y en el , un puesto de besos para regalarte un paquetillo.

  8. Amàlia dijo:

    Ojala pudiéramos hacer esto en alguna ocasión !!, no es nada fácil tomar esa decisión y sobre todo no debes tener nadie que dependa de tí para poder dar ese golpe en la mesa y salir corriendo.Vivimos en un sociedad muy jerarquizada, pero hemos sido nosotros mismos los que poco a poco hemos aceptado sin darnos cuenta esa forma de vida. Estas decisiones tan valientes las puedes tomar a una edad y sin obligaciones, pero luego ya es un suicidio.Hay mucha gente, pero muchísima que vive, o malvive, de esa manera. Pocos son capaces de quitarse ese maldito traje y ponerse unos pantalones de algodón con rayas. Sabes que me produce??? envidia en algunas decisiones que ha tomado.un abrazo !!

  9. fa dijo:

    Amada libertad!!!eso es escuchar la imperiosa llamada del corazón,,,cómo me gustaría poder imitarlo por un rato!!!voy a trabajar para intentarlo auqnue sea una vez,,,me gusta mucho éste escrito,,,gracias Pepe por haberme dejado sentir esa sensaciónbesososfafi

  10. A dijo:

    Te leía y miraba la foto y me estaba ahogando hasta yo, jajaja!No es fácil ser tan libre. Hay que tener…eso, pa poder ser tú el que maneje tu vida a tu bola.Todo está establecido, y todos dependemos de ese establecimiento de las cosas.Me alegro por tu personaje! Él sí que supo finalmente vivir!:DUn besoÄfrica

  11. Aire dijo:

    Hola, ola de mar….Que buen relato, Pepe. Has visto una película llamada Si la cosa funciona? Es la última de Woody Allen. Habla de algo así, más o menos. Un grupo de personas en papeles que no les corresponden y que van encontrando el que realmente les tocaba o más bien necesitaban y en el fondo querían. Pero que pocoso hacemos lo que hace tu protagonista, verdad? Un beso, del Aire.

  12. Mimi dijo:

    ¡Qué bueno, me ha impactado la elección de esa foto!Un placer leerte y verte crecer, más un abrazo fuerte.

  13. Verónica dijo:

    Que bueno! Me encantó este relato, que es el vivo retrato de centenares de personas que aguantan el tedio sin salirse de la seguridad de su empleo, y de otro centenar que da el golpe liberador y busca la felicidad, a cualquier costo. Me dejaste una sonrisa, Pepe…porque sin dudas pertenezco al grupo de las rastas, que aún no se animó a "ser"…Besotes,placer leerte…como siempre =)

  14. Arena dijo:

    Buen relato Pepe.Al leerte imaginaba más a robot que a personas ..,nos venden una idea de como es la vida mejor,sin darnos cuenta caemos en la red,ojala más personas tuvieran la valentía de zafarse de la red como el protagonista de tu historia..Por cierto conozco a la sobrina de Gó y puedo testificar que es un amor..Un par de abrazos…isa

  15. Neogéminis dijo:

    Qué bueno que tuvo el coraje de salirse a tiempo de la manada!!!!!…seguro será mucho más feliz que antes!Me ha gustado el giro que le diste al tema de esta convocatoria. Sobre todo en la actualidad, la vida moderna suele adiestrarnos para seguir siempre dentro del redil. Los que se animan a romper el cerco suele ser vistos como enfermos, seres peligrosos que reivindican el derecho a ser diferente!Muy buen mensaje.Un abrazo!

  16. Nada dijo:

    Pepeeeeee,ayyyyyy me alegro de su "crisis de ansiedad".A medida que ibas relatando el espacio en el que se estaba moviendo , a mí qme daba también esa sensación de aogobio,de frialdad,de monotonia,de absurdo de…Sólo me cuestiono trabajar así si es para dar de comer a los nuestros,irremediablemente.Ya,la foto ,acabó de pintar el cuadro.Y la descripción de su cambio d estilo,trabajo y rictus de su cara….es fascinante.Tengo una sobirna muy crecana(todos los sobrinos no son cercanos) que ha hecho lo mismo,lo mismo¡¡Pepe,te felicito por saber dar el tono tan real a este relato¡¡BesucosGó

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s