Cristo de los Faroles (Crisis de Fé)

Hoy quiero hablaros de un bellísimo rincón de mi muy bella ciudad.

Una plaza pequeña, intima, silenciosa, ajena al ajetreo de la ciudad, flanqueada por paredes blancas de cal, empedrada como antaño, con cantos rodados. En dos de sus fachadas, se hallan en un frontal, el convento de los padres Capuchinos. En un lateral, la Iglesia de los Dolores. Pequeñas iglesias que albergan en su interior algunas de las imágenes más veneradas de mi ciudad.

En el centro de la plaza, se alza como el patrón de un mágico navío, que llevara la religiosidad cordobesa, un cristo pétreo, el Cristo de los Desagravios y de la Misericordia, crucificado al que rodean dándole un halo de misterio, cuatro faroles que surgen del pie de la cruz, y otros cuatro que surgen de las esquinas de piedra de la reja cuadrangular que lo circunda. Estos faroles son los que le dan el nombre por el que es universalmente conocido. El Cristo de los Faroles.

Me he complacido en contemplarlo muchas veces, siempre a altas horas de la madrugada.

En el silencio de la noche, con la imagen proyectada sobre la cal de los muros, aromado el aire por el olor de las velas encendidas por los fieles y por los naranjos de las calles circundantes, me ha invadido siempre una paz interior difícil de explicar. En más de una ocasión, contemplándolo, han brotado de mis ojos lágrimas de serena alegría.

Os cuento todo esto, porque ayer soñé que estaba en la plaza ante el Cristo de nuevo, pero tuve la sensación de que estaba ante un monumento cualquiera de una plaza cualquiera, de una ciudad cualquiera y no me embargaba ningún sentimiento especial, más allá de la admiración que pueda provocar la belleza de cualquier monumento.

Y me desperté triste, muy triste, ante la certeza de que algo que sabía roto desde hace más de un año, no se había recompuesto todavía. Y lloré, pero no de serena alegría, sino por la desesperanza de no haber encontrado aún aquello que perdí, y lo que es peor, por el temor de no encontrarlo nunca.

clip_image002

Anuncios
Esta entrada fue publicada en reflexiones. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Cristo de los Faroles (Crisis de Fé)

  1. Mª Mercè dijo:

    Hola Pepe, muchas gracias por pasar por mi espacio y dejar un comentario.
    Ahora yo te lo dejo aquí, en una entrada de hace más de medio año.
    He estado tres veces en Córdoba y las tres veces no he dejado de pasar a ver al Cristo de los Faroles y emocionarme con la belleza de todo el escenario. Cuando lo ví, la vez primera, llegué a Barcelona tan emocionada que se lo conté a mi padre. Unos años después él ya se había quedado ciego y fue de viaje a Córdoba con la ONCE e hizo que le acompañaran a esa bellísima plaza y sintió, frente al Cristo, lo mismo que yo le había explicado que había sentido.
     
    No he acabado de leer todas tus entradas, pero deduzco que tu esposa y tú habéis vivido algún momento muy duro. Cuando escribiste esta entrada habías soñado que el Cristo no te había transmitido lo mismo de siempre. ¿Has vuelto allí? Y si no, vuelve una y otra vez. Con el tiempo volverá a ser tu Cristo de los faroles.
     
    Un abrazo!!
     

  2. pepe dijo:

    Gracias Fran. Es mucho, muchísimo, un abrazo de alguien que sé, porque me lo has demostrado hasta la saciedad, que comparte con nosotros sentimientos. No te preocupes demasiado. Vamos haciendo camino. Un abrazo.

  3. Francisco J. dijo:

    Un abrazo Pepe, porque es lo único que puedo ofrecerte en una situación así, donde ningún consejo encaja con las lágrimas incontenibles de aquello que sentimos como Alma.
     
    Ánimo.

  4. A dijo:

     
    El cristo de los faroles….en Córdoba?
    Si es esa plaza la vi hace algunos años.
     
    Yo creo que la fe se pierde a diario en muchas cosas…
    Lo bueno es tener la capacidad de volver a tener fe, en las mismas
    o en otras.
     
    Muchas gracias por visitar la leonera!
     
     
    Un saludo!
     
     
    Äfrica
     

  5. dijo:

    Aún estás roto,mi amigo,y eso es un sueño que lo muestra con claridad.
    NO tengas prisa,es sólo el tiempo,sólo el tiempo…..Besucos

    P.D.
    Claro que tus palabras  pueden ayudar,como toda palabra salida del corazón y con buena voluntad

  6. ven conmigo dijo:

    …el sitio que has descrito se ve precioso Pepe.
    debe ser un sitio mágico….
    En contrarás ese sitio, ya lo verás y volverás
    a disfrutar de él.
    Que tengas una buena Semana Santa
    disfrutala.
    Es un placer venir a leerte y dejarte un
    saludo.
    muackssssss…..pili.
     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s