Radiografía de la absoluta soledad

Radiografía de la absoluta soledad

 

Me gustaría llevar a vuestra mente el argumento de una animación mil veces repetida.

 

Un personaje está sentado confortablemente en el salón de su casa, al calor de la chimenea, disfrutando de su lectura preferida, mostrándonos una estampa de absoluta serenidad, tranquilidad, felicidad.

 

Repentinamente, la escena comienza a descomponerse. Las paredes desaparecen, el mobiliario desaparece, los objetos todos van desapareciendo paulatinamente, la llama primero y la chimenea después, desaparecen, el libro desaparece, el sofá en el que estaba sentado desaparece y, finalmente, el mismo protagonista de la confortable escena hogareña se desvanece y queda la NADA con mayúsculas.

 

Todo ello con una música truculenta y loca que nos lleva a la sonrisa cuando no a la franca carcajada.

 

 

Los seres humanos, somos un poco como el personaje de esta animación.

 

Nos rodeamos de anclajes que soporten nuestro desarrollo personal. Nuestros libros preferidos, nuestra música, nuestras aficiones todas, nuestros afectos y desafectos, nuestro entorno físico, nuestro entorno personal, familia, amigos, compañeros, nuestra religión, etc.

 

Pues bien, a veces un suceso muy traumático viene a destrozar por completo uno de los pilares que soportan nuestra vida, removiendo  y destrozando por completo esos anclajes que nos hemos ido procurando para nuestra serenidad, tranquilidad, felicidad.

 

No se marchan como en la animación. Los libros están ahí, pero la apatía más absoluta te lleva a no abrirlos siquiera. La música sigue sonando pero ya no nos transmite emociones, Los caminos que nos gustaba recorrer, siguen ahí, pero nuestros pies son incapaces de dar un paso para recorrerlos, nuestros familia y nuestros amigos están ahí, pero difícilmente llegan a ser acicate para levantarnos, aunque lo intenten hasta la saciedad. La religión está ahí, pero sólamente nos confunde y aturde.  Como en la animación, para el protagonista todo ha desaparecido, todo se ha esfumado, y como en la animación, el mismo protagonista, aturdido y desequilibrado, no desaparece pero cae.

 

La escena en su esencia es la misma, pero aquí no hay sitio para la sonrisa y menos aún para la estruendosa carcajada.

 

Sólo queda el hombre y su más absoluta soledad, el hombre y su más feroz desesperación, el hombre y su frustración, el hombre y sus enormes ganas de desaparecer, de esfumarse, de no estar en una escena que para el  ya no tiene más contenido que él mismo.

 

No sé si he acertado en la radiografía de la más absoluta soledad, pero entiendo que debe ser lo más parecido a la descripción que os he hecho.

 

No quiero terminar esta reflexión sin una nota de optimismo.

 

En esta situación de absoluta soledad, el hombre busca y  encuentra la fuerza en el interior de sí mismo, y en una tarea titánica de levantarse y caer, de andar dos pasos y desandar uno, va recuperando a ritmo lento, lento, muy lento, los anclajes que lo devuelven, aunque bastante tocado en su estructura, a la estabilidad emocional y afectiva.

 

Córdoba, 14 de Agosto de 2007.

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en reflexiones. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Radiografía de la absoluta soledad

  1. Carmeta dijo:

    Hola Pepe, le ha dejado a mi hermanita huellas esta entrda y he tenido el atrevimiento de venir a leerla,ya que yo tambinén stoy terriblemente sola y la verdad que me ha gusatdo mucho y me voy a reflexionar,para todo el día gracias Pepe.Un abrazo con todo cariño.Carmen

  2. Gloria. dijo:

    Atiendo a tu recomendación y , vengo a conocerte. Esta ha sido la primera entrada que he encontrado ( veo que antes, le dedicas a tu esposa tus pensamientos más tiernos) y me quedo en ella. No sabes como te entiendo. Ni en la primera descripción que haces , saltó mi carcajada … ya me ha dado miedo. Conozco esa noche y esa nada, ya ves , aún cuando no lo aparento.
    Avanzo en mi busqueda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s